XI


Tu sombra invade mi cuerpo
en una habitación de luz tenue.

Se hacía con mi alma
deseo....
apetito...

El silencio
se hace con la cuerda de mi guitarra.

No forjados los besos
se oprimían las sonrisas.

Viaje sin retorno
y la partida estaba lista.

Comentarios

Entradas populares