Me sigue la vida de uva y dulce
nada más cerca que donde yo te ame,
donde mi mundo contigo esclarece
una noche de pecado no infame.

Luminosa como clavada estrella
y de una flor de las que nadie halla,
si algún día como fiel princesa
sobre mis manos piel tan carnosa

avitara eterno sumo deseo,
que no cuando existente mareo
no estas a mi encuentro, yo te busco.












Comentarios

Entradas populares